PENSÉE

LA DÉMOCRATIE QUI NE FAIT PAS DU PEUPLE LE RESPONSABLE DE SES DÉCISIONS EST UNE TROMPERIE.

LA RELIGION QUI NE RECONNAÎT PAS LA FOI COMME UN DON PERSONNEL DE DIEU EST UNE MANIPULATION.

LE BIEN COMMUN QUI NE SE FONDE PAS SUR LA JUSTICE ET LA VÉRITÉ EST UNE ESCROQUERIE.

Oscar Fortin

Blog espagnol

lundi 13 janvier 2014

QUE ACABE CONCUBINATO IGLESIA-IMPERIO


Carta al Papa Francisco

Québec, 6 de enero de 2014


Al muy honorable papa Francisco:

Quiero manifestaros toda la alegría que yo siento al veros caminar en medio de esos doctores de la ley y de esos grandes sacerdotes cuyo ego, más bien muchas veces que pocas, con un semblante de piedad y devoción. Cuando uno les escucha es como si el cumplimiento de sus funciones le abriera el acceso directo al Espíritu Santo, convirtiendo sus opiniones en certezas eternas. Ellos me hacen pensar en aquellos a los que Jesús denunció en la época de Caifás(Mt. 23).
Mi alegría nace igualmente de vuestra forma de comportaros con los humildes y pequeños de este mundo, y de la libertad con la que habláis de Jesús y de los grandes problemas del tiempo en el que vivimos. Vuestra primera exhortación apostólica, Evangelii gaudium, aborda problemas de fondo que se refieren tanto a la Iglesia como al mundo.
Habéis hecho que la proximidad con los pobres y la pastoral de acompañamiento sean las bases humanas que están en el corazón de las preocupaciones de esta Iglesia que debemos reconstruir. Son igualmente estos pobres los que interpelan al mundo y a la iglesia. En vuestra exhortación Evangelii Gaudium habéis mostrado, con términos claros, que no dejan lugar a ningún equívoco, cuales son las causas profundas de la pobreza y de las diferencias sociales.
«Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico, aunque lo supone, requiere decisiones, programas, mecanismos y procesos específicamente orientados a una mejor distribución del ingreso, a una creación de fuentes de trabajo, a una promoción integral de los pobres que supere el mero asistencialismo.» (204).
« Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad[173], no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales » (202).
Éste es un análisis que comparten numerosos pensadores, un análisis en el que se inspiran cada vez más numerosos pueblos y gobiernos. Cuando habláis de esta autonomía absoluta de los mercados, habláis inevitablemente de este sistema capitalista que vuestro predecesor Benedicto XVI ha descrito tan bien en su primer libro sobre Jesús de Nazaret (edición francesa, Flammarion 2007, pag. 120):
«Ante el abuso del poder económico, de las crueldades del capitalismo que degrada al hombre a la categoría de mercancía, hemos comenzado a comprender mejor el peligro que supone la riqueza y entendemos de manera nueva lo que Jesús quería decir al prevenirnos ante ella, ante el dios Mammón que destruye al hombre, estrangulando despiadadamente con sus manos una gran parte del mundo».
« ¿No es cierto que el hombre, la criatura hombre, ha sido alienado, maltratado, explotado, a lo largo de toda su historia? La gran mayoría de la humanidad ha vivido casi siempre en la opresión; y desde otro punto de vista: los opresores, ¿son realmente la verdadera imagen del hombre?, ¿acaso no son más bien los primeros deformados, una degradación del hombre? Karl Marx describió drásticamente la «alienación» del hombre (…). Él aportó una imagen clara del hombre que había caído en manos de los bandidos».
Aquellos que os acusan de comunista y de marxista han olvidado ya hace tiempo las declaraciones del Papa Emérito, Benedicto XVI. En este caso, ellos sabías que esas declaraciones no se fundaban en ninguna voluntad real de cambiar el sistema. Ellos (los que os acusan de marxista) no habían dudado en celebrar, en el ano 2008, con gran pompa el aniversario de su nacimiento en los jardines de la Casa Blanca, proclamando con alta y clara voz: GOD BLESS AMERICA. Hay que reconocer que él se ha prestado a ellos. En vuestro caso la cosa es totalmente distinta. Habéis preferido celebrar vuestro aniversario en compañía de mendigos.
Hay que añadir que las declaraciones de vuestro predecesor estaban perdidas en un libro de varios cientos de páginas, mientas que vos las habéis convertido en una parte importante de vuestra declaración apostólica. La visibilidad de esas declaraciones no es la misma, ni es la misma su intención. Vuestra determinación de seguir adelante en esta cuestión no es de la misma naturaleza que la de vuestro predecesor. Benedicto XVI hacía sus declaraciones desde una lógica de la racionalidad, mientras que vos las hacéis desde una lógica de la justicia, de la equidad, del respeto, de la solidaridad con los pobres y excluidos de nuestras sociedades.
Vos sabéis mejor que yo que la Iglesia Católica, por diversas razones, ha perdido gran parte de su credibilidad en cuestiones de justicia, de equidad, de respeto de los derechos de las personas y de los pueblos. Esto se debe al hecho de que, en muchas ocasiones, ella ha utilizado un lenguaje de apertura, pero sin que se haya expresado en hechos concretos. Ciertamente, vos aludís a ellos en vuestra exhortación:
« 207. Cualquier comunidad de la Iglesia, en la medida en que pretenda subsistir tranquila sin ocuparse creativamente y cooperar con eficiencia para que los pobres vivan con dignidad y para incluir a todos, también correrá el riesgo de la disolución, aunque hable de temas sociales o critique a los gobiernos. Fácilmente terminará sumida en la mundanidad espiritual, disimulada con prácticas religiosas, con reuniones infecundas o con discursos vacíos.»
Muy amado papa Francisco, con esto llego al punto central de las preocupaciones que me han impulsado a escribiros esta carta. Yo no quisiera que vuestras propuestas carecieran de consecuencias concretas, y que la radicalidad del evangelio, aquella que está en la base de los verdaderos mártires y santos, no esté a la altura de los tiempos en los que vivimos.
¿Sería posible que bajo vuestro gobierno se rompiera esta gran alianza no escrita de la Iglesia con los poderes del Imperio? ¿Cómo podrá convertirse la Iglesia en una fuerza de transformación radical, oponiéndose a las causas estructurales de la injusticia social, si sus principales representantes jerárquicos en el mundo siguen formando parte de estas mismas estructuras criminales?
Estas jerarquías, incitadas por las oligarquías y el Imperio, son a menudos las primeras que se ponen al frente para condenar los regímenes políticos que emergen en América Latina y en otros países del mundo, cuyo principal objetivo es liberar sus pueblos de las estructuras que engendran las diferencias sociales, la pobreza, la corrupción y la violencia. Ellas (las jerarquías) se vinculan con esas estructuras como si ellas vinieran del mismo Dios.
¿No es éste el caso de algunos de vuestros consejeros más próximos? Estoy pensando, entre otros, en el cardenal Oscar Andres Rodriguez Maradiaga, portavoz de vuestro G-8.? ¿Qué pensar de su participación, en el año 2009, en el golpe de estado militar que ha desalojado por la fuerza a Manuel Zelaya, legítimamente elegido presidente de Honduras? Yo no creo que él haya cambiado desde entonces. Su actitud en las últimas elecciones hondureñas ha servido mas para debilitar la fuerza (el partido LIBRE) del socialismo del siglo XXI, alternativa al capitalismo que condenan los papas, cubriendo así los fraudes electorales al servicio de los oligarcas y del Imperio.
Yo pienso igualmente en vuestro nuevo Secretario de Estado, Pietro Parolin, que ha secundado a la jerarquía episcopal venezolana en su lucha contra Chávez y contra el régimen del socialismo del siglo XXI. Lejos de profundizar en la realidad el pensamiento de este socialismo, y de apoyar a quienes lo sostienen, ellos han actuado al servicio del Imperio y de los oligarcas, adversarios furiosos de este socialismo y de los que le dan consistencia. Y sin embargo, el socialismo del siglo XXI es mucho más compatible con el espíritu de los evangelios y del pensamiento del papa que el neoliberalismo y el capitalismo.
Si queréis que la Iglesia vuelva a encontrar su credibilidad evangélica, me parece que sus dirigentes deben comprometerse sin ambigüedad en contra de este sistema generador de pobreza y de otras muchas degeneraciones. Si la Iglesia de principios del siglo XX exigía que sus pastores hicieran el juramento antimodernistas ¿por qué no exigirá que ellos realicen hoy un juramento anticapitalista o si prefieren anti-imperialista?
Sea lo que fuere de ellos, los nuevos nombramientos del papa para los puestos jerárquicos deberían tener en cuenta el perfil ideológico de los candidatos. Por el momentos, la ideología dominante de la jerarquía católica es de tipo neoliberal y capitalista. El cardenal Marc Ouellet, que dirige el dicasterio responsable del nombramiento de los obispos, es un buen representante de esta ideología. Esto no es muy prometedor para un cambio de orientación.
Para dar consistencia a vuestra exhortación apostólica, me parece necesario que rostros nuevos de profetas y personas semejantes tomen el relevo en algunas funciones esenciales de la Iglesia. De lo contrario, la conversión esperada quedará en las manos de aquellos que debían convertirse. Desgraciadamente, ellos no están convencidos de que es necesaria su conversión, quieren sólo la de otros.
La lucha con y a favor de los pobres no puede darse sin la desaparición del sistema que lo genera. Hay pueblos que se aplican a ellos y dirigentes políticos que consagran su vida a ellos. La Iglesia debería estar a su lado, y no en contra de ellos, como desgraciadamente sucede muy a menudo.
No podemos hacer que llegue el Reino de Dios a la tierra mientras sostenemos el reino de mamón sobre esta misma tierra. Los paradigmas no son simplemente los mismos. En este campo no hay lugar para servir al mismo tiempo a dos amos: a Dios y a la Mamon.
Yo cuento con vuestro sentido de la habilidad y con vuestra destreza para resolver esta incoherencia entre el discurso y la práctica de la Iglesia en estos compromisos sociales, políticos y económicos. Ciertamente no es fácil distanciarse de amigos con los cuales ha simpatizado la Iglesia durante tantos años.
En el párrafo 208 de vuestra exhortación apostólica se puede sentir este sufrimiento ante una separación que se vuelve necesaria. Vos sentís como la necesidad de excusaros para poder decirles cosas desagradables:
«Si alguien se siente ofendido por mis palabras, le digo que las expreso con afecto y con la mejor de las intenciones, lejos de cualquier interés personal o ideología política. Mi palabra no es la de un enemigo ni la de un opositor. Sólo me interesa procurar que aquellos que están esclavizados por una mentalidad individualista, indiferente y egoísta, puedan liberarse de esas cadenas indignas y alcancen un estilo de vida y de pensamiento más humano, más noble, más fecundo, que dignifique su paso por esta tierra».
Si en el siglo pasado la Iglesia hubiera hablado con esta misma dulzura y humildad a los dirigentes comunistas, tanto de la Unión Soviética como de China, las relaciones entre la Iglesia y esos regímenes hubieran sido sin duda mucho menos enfrentadas. Esto vale igualmente para todas las fuerzas sociales, políticas y religiosas que están implicadas en los conflictos entre los pueblos y naciones.
Gracias, querido amigo Papa Francisco, por haberme leído hasta el fin y sobre todo por haberme leído con ese amor muy profundo que compartís con los humildes de la tierra y con todas las personas de buena fe. Yo me uno a la oración de todas esas personas de buena voluntad para que el Espíritu continúe siendo vuestra inspiración y para que el Cristo sea vuestra fuerza y vuestro único maestro.
Que vuestra bendición y vuestras oraciones me acompañen.
Un hermano, en esta gran humanidad que el Resucitado sustenta expandiendo sobre todos y sobre todas los dones de su Espíritu, según su voluntad (I Cor 12:11)
Oscar Fortin

Québec, le 6 de Enero 2014
http:/humanisme.blogspot.com





Aucun commentaire: