PENSÉE

LA DÉMOCRATIE QUI NE FAIT PAS DU PEUPLE LE RESPONSABLE DE SES DÉCISIONS EST UNE TROMPERIE.

LA RELIGION QUI NE RECONNAÎT PAS LA FOI COMME UN DON PERSONNEL DE DIEU EST UNE MANIPULATION.

LE BIEN COMMUN QUI NE SE FONDE PAS SUR LA JUSTICE ET LA VÉRITÉ EST UNE ESCROQUERIE.

Oscar Fortin

Blog espagnol

samedi 24 juin 2017

EL PECADO ESTRUCTURAL DE LA IGLESIA EN VENEZUELA





El pecado de la Iglesia venezolana consiste en le hecho que silencia de completo el intervencionismo de Estados Unidos y de sus distintos servicios para desestabilizar a un gobierno que no quiere entregárselo las riquezas del petrolero, tampoco las de las minas. Mas que todo no quiere hacer del Estado de Venezuela una dependencia del Imperio. Quiere asegurar la independencia y la soberanía del pueblo.

Los ejemplos de ese tipo de intervencionismo son numerosos y bien documentados. Basta pensar en el Chile de la Unidad popular bajo la gobernación de Salvador Allende. Los que analizaban, en aquellos anos. lo que pasaba en Chile sin tomar en cuenta esa intervención del imperio a través múltiples medios, cuya una, fue de privar una parte importante del pueblo de  alimentos y de bienes esenciales.Chile conoció en aquellos anos lo que era hacer colas durante horas para comprar sus necesidades.



Los artículos, al respecto son numerosos y bien documentados a base de archivos desclasificados. Uno que se obstina a no reconocer ese tipo de intervencionismo y que resume sus análisis al hacer del gobierno el responsable de todo lo que anda mal, no puede llamarse sociólogo, intelectual responsable, sino un cómplice del intervencionismo.  Chile conoció de esos obispos por los cuales la Unidad popular de Salvador Allende era un fiasco, haciéndolo responsable de la escases de los alimentos y de las huelgas de camioneros.

El ejemplo de Chile tiene mucha semejanza con lo que esta pasando en Venezuela. Cada vez que leo las declaraciones de los obispos y del Vaticano, nunca se hace referencia a estas intervenciones de Washington en los asuntos internos de Venezuela. Son millones de dólares que reciben los dirigentes de la oposición para fomentar una verdadera crisis interna, abriendo así el camino para una intervención . El episcopado y, ahora, ciertos miembros de instituciones religiosas apoyan sin reserva esa oposición violenta, formada y financiada por los agentes de Estados Unidos y los de la oposición. Cada vez que toman la palabra en nombre de la Iglesia, silencian la violencia de la oposición al igual todas esas acciones sostenidas directamente por el departamento de Estados Unidos. Actúan como si fueran ellos mismos miembros de esos organismos con los cuales conciertan sus propias acciones. Par ellos hay un dictador que mata a su gente. Es lo que dicen y proclaman a través el mundo, sabiendo que no es el caso. Ven lo que la oposición hace. lo que los mercenarios y jóvenes movilizados hacen. El mensaje debe ser que el gobierno es responsable de todo. Hay un jesuita que hace excepción a la directiva y que habla de verdad, Les pongo la referencia.  

https://www.aporrea.org/actualidad/n310111.html

Estamos frente a una Iglesia que da cara religiosa a objetivos de conquista y de dominación de un Estado y de un pueblo. Hablan de democracia al mismo tiempo que apoyan los terroristas que nunca acusan de matar y de quebrar todo en su camino. Todo lo malo es del gobierno.

Mi conclusión es la siguiente

En Venezuela hay muchos problemas al nivel del abastecimiento de alimentos y medicina. Hay también mucha violencia  que mata, hiere, destruye.

La pregunta que todos los de buena fe tienen que hacerse es la siguiente: ¿QUIENES SON LOS QUE ESTAN TRAS ESTA VIOLENCIA, TRAS LA ESCASES DE ALIMENTOS Y BIENES ESENCIALES.?

En Chile, en 1972-1973, los obispos y muchos de los de las instituciones religiosas no se plantearon esta pregunta. Les convenía mas hacer de la Unidad popular de Allende la gran responsable de su fiasco como régimen, que de poner a luz el intervencionismo de Estados Unidos, de la CIA, de las oligarquías locales. Al no denunciarlos la iglesia institucional se hizo  cómplice de aquel golpe de Estado con miles de muertos y centenares de refugiados.

Lo mismo esta pasando con el episcopado venezolano y sus instituciones. Saben lo que paso en Chile y saben que lo mismo se esta tramando en Venezuela. Se hacen ciegos sin serlo, sordos sin serlo.Se trata de un pecado estructural de gran gravedad de parte de la Iglesia venezolana.

Lo que el presidente Eisenhower decreto en el principio de los anos 1960, contra Cuba, sigue lo mismo en termino de intervencionismo desestabilizador de un gobierno que no se súmete a sus ordenes.     

En un mémorandum secreto dado al  présidente Eisenhower, el 6 de abril 1960, el ayunto sub-secretarion del Estado, Lester Mallory escribió lo siguiente :

"La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (...) No hay una oposición política efectiva. (...) La única forma posible para él perder el apoyo interno está causando la desilusión y la insatisfacción que causa la insatisfacción económica (...) y la escasez. (...) Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (...) negando dinero y bienes de cualquier tipo para reducir los salarios y el empleo Cuba, causando el hambre, el desánimo y la caída del gobierno. "

Le cuesta al Vaticano y a los episcopados latinos americanos reconocer ese tipo de intervencionismo y aun mas a denunciarlo. Al no hacerlo se vuelven cómplices de todos los crímenes que resultan de ese tipo de intervencionismo. Mas grave, todavía, transfieren a otros actores que no tienen nada que ver con esas acciones la responsabilidad de cometerlos.


Oscar Fortin
El 24 de junio, 2017




Aucun commentaire: