PENSÉE

LA DÉMOCRATIE QUI NE FAIT PAS DU PEUPLE LE RESPONSABLE DE SES DÉCISIONS EST UNE TROMPERIE.

LA RELIGION QUI NE RECONNAÎT PAS LA FOI COMME UN DON PERSONNEL DE DIEU EST UNE MANIPULATION.

LE BIEN COMMUN QUI NE SE FONDE PAS SUR LA JUSTICE ET LA VÉRITÉ EST UNE ESCROQUERIE.

Oscar Fortin

Blog espagnol

mercredi 12 juillet 2017

?El episcopado venezolano al servicio del capitalismo salvaje ?





Sabemos desde tiempo que la Iglesia, en su cúpula eclesiástica, ha sido una aliada de los conquistadores de América latina y una cómplice de muchos crímenes cometidos en contra de las poblaciones indígenas. Uno puede decir que eso es verdad  por los tiempos de las  conquistas, pero que hoy todo se ha vuelto distinto. Yo lo creí un  tiempo, el tiempo de las encíclicas del papa Juan XXIII, Pacem in terris y Mater etMagistra, así que la del papa Pablo VI, Populorum progessio, sin olvidar la Exhortación apostolica Evangelii gaudium. del papa Francisco.

En el sendero  de esos pensamientos se desarrollaron formas de participación mas cercana de lo vivido por los pueblos y conocimos movimientos que nacieron de las comunidades de base y de una mejor comprensión de las raíces de la pobreza de los pueblos. Se entendía la teología de liberación como una lectura aplicada de los conceptos fundamentales del Evangelio en combinación con una lectura mas articulada de las fuerzas sociales, políticas, económicas y religiosas como partes de los problemas como de las soluciones.

Hace unas semanas, perdimos dos de esos leaders en las personas del sacerdote MiguelDescoto y François Houtart. El padre Gustavo Gutiérrez, siempre en medio de nosotros, considerado como el padre de la teología de liberación. Muchos sacerdotes y laicos se juntaron a los pobres y humildes para acompañarlos en su lucha contra las fuerzas opresivas, siempre hambrienta de capital y  poderes,  haciendo de ellos , sus esclavos y servidores, El lenguaje de esa nueva Iglesia de base se convirtió en un lenguaje de hechos concretos. La justicia y la verdad pasaron de la noción mental a la de los hechos. Muchos de los sacerdotes y unos de los obispos de aquellos anos dejaron el confort de sus casas de barrio alto para una casa en medio de los pobres y humildes. Este contacto directo con la vida de su gente les enseno mucho sobre lo que es el evangelio compartido entre hermanos y hermanas de los barrios.

Lo que era inevitable se produjo: las jerarquías episcopales, en su conjunto, se vieron cuestionadas por esa nueva Iglesia de los pobres y humildes, acompañados con sacerdotes compartiendo lo mismo de ellos. En lugar de aprovechar la oportunidad de convertirse a esa nueva forma de vivir el Evangelio y de compartir la vida de pobres y humildes, se endurecieron , en su mayoría, para defender el orden establecido lo que correspondía perfectamente bien a las oligarquías locales y nacionales.  Para darse buena consciencia , consideraron todos los movimientos nacidos de esta toma de consciencia de las bases sociales y eclesiales, como comunismo. Su bandera se transformo en la lucha contra ese comunismo, es decir contra todo movimiento de naturaleza a cambiar el orden social, político, económico al origen de la pobreza y miseria de millones de personas. Basta ver lo que sucedió en tiempo de Allende seguido por un golpe criminal encabezado por Pinochet.  Algo parecido sucedió en Argentina con la junta militar. Con la llegada del papa Juan-Pablo II, los episcopados y dictadores latino americanos encontraron a un aliado que sabría  nombrar a los obispos y nuncios apostólicos los cuales  sabrán responder a su función de lucha contra el comunismo. Muchos de ellos están todavía en función. El episcopado venezolano es el mas activo en la lucha en contra de los pueblos que tratan tomar su destino entre sus manos. Chávez logro dar los pasos necesarios para conducir a su pueblo a una revolución democrática y bolivariana: poder del pueblo por el pueblo. Es lo que mas les duele que sea el pueblo que este encabezando su destino.

Ya conocemos la historia de esta revolución bolivariana que tiene como enemigos principales al gobierno de Estados-Unidos, a las oligarquías locales y al episcopado de la Iglesia católica.   De parte de Estados-Unidos hay que ver que Venezuela es una tierra de gran riqueza petrolera y mineral, que la revolución bolivariana que domestica el capitalismo salvaje en un socialismos humano no constituye un buen ejemplo por el continente. La democracia participativa no es su camino de vida. Necesita controlar todas las etapas de la democracia para que sea representativa de sus intereses. Las oligarquías nacionales son las que mas aprovechan de las funciones del Estado. Basta que aseguren en todo la prioridad de los intereses de Estados-Unidos. En cuanto al episcopado venezolano, logra darse buena consciencia al proclamar que esta luchando contra el comunismo, la dictadura de Maduro y que asegura así la liberación del pueblo venezolano del diablo. No les importa la mentira, la manipulación de los hechos,  la violencia criminal de la oposición con tal que Washington y la oposición recuperen sus poderes anteriores y que ellos tengan agradecimientos de sus maestros. En cuanto al pueblo, tendrá que ajustarse como es el caso en Argentina con Macri y en Brasil con Temer. Que los pobres aprieten el cinturón y que los ricos amplíen sus bolsillos.

Al consumirse el golpe de estado, les veremos llamando al pueblo a la paz, a la reconciliación, al entendimiento, sobre todo a la no violencia. Un discurso que se quedara vacío y sin credibilidad. El pueblo de Venezuela a crecido en toma de consciencia y no se dejara manipular por estos purpurados.

Oscar Fortín
El 12 de julio 2017

Juan Pablo II contra el comunismo en América Latina



El episcopado venezolano sigue en la mismo onda:



Los dos pactos del Vaticano con Washington



Aucun commentaire: