PENSÉE

LA DÉMOCRATIE QUI NE FAIT PAS DU PEUPLE LE RESPONSABLE DE SES DÉCISIONS EST UNE TROMPERIE.

LA RELIGION QUI NE RECONNAÎT PAS LA FOI COMME UN DON PERSONNEL DE DIEU EST UNE MANIPULATION.

LE BIEN COMMUN QUI NE SE FONDE PAS SUR LA JUSTICE ET LA VÉRITÉ EST UNE ESCROQUERIE.

Oscar Fortin

Blog espagnol

samedi 14 janvier 2017

MANIFIESTO POLITICO DEL EPISCOPADO VENEZOLANO





Bajo el titulo  Jesucristo Luz y Camino para Venezuela” esos señores del episcopado insisten todavía más en contra del socialismo del siglo XXI que se ha desarrollado a través de la revolución impulsada por el católico Hugo Chávez, en 1998. El único uso de la palabra socialismo les vuelve totalmente perturbados y ciegos ante una revolución pensada y desarrollada para servir los intereses mas profundos del pueblo, empezando por los mas pobres, los sin techos, los enfermos.

NADA SOBRE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

En su manifiesto, ese episcopado, fuera de usar además de usar en vano el nombre de JESUSCRISTO, no tiene ni una palabra para hablar de la doctrina social de la Iglesia. De hecho, no faltan los documentos que nos dejaron los papas de los sesenta últimos anos. Me permito mencionar unas de ellas.

El papa del Concilio Vaticano II, Juan XXIII, dejo a la Iglesia dos Encíclicas: MATER ET MAGISTRA y PACEM IN TERRIS.  El papa Pablo VI nos dejo POPULORUM PROGRESSIO (por el desarrollo de los pueblos). Mas recientemente, el papa Francisco nos dio su Exhortación apostólica EVANGELII GAUDIUM ( la alegría del Evangelio) y LAUDATE SI (Alaba a ti Señor por la casa común).

Hace poco, el obispo de San Cristóbal, hacia resaltar, en una entrevista, la importancia de dar a conocer la doctrina social de la Iglesia. Pues, ella es la referencia fundamental para los cristianos que quieren analizar los problemas que afectan a nuestro mundo y, en el caso de Venezuela, de lo que esta pasando. Parece que el único punto de referencia que tiene el episcopado es el pensamiento de la oposición neo-liberal, dedicada a recuperar el poder político, económico y social, poco importa los medios para conseguirlos. Los golpes de Estado, las guarimbas, la guerra económica, todo puede ser bueno si se trata de la expulsión de los chavistas del socialismo del siglo XXI.  Que Estados Unidos y sus multinacionales se acaparen de las riquezas  que representan, entre otros,  el petróleo y las minas de oro, no les importa en nada. Hace unos años me he dedicado a analizar el pensamiento social del papa Juan XXIII en relación con el Socialismo del siglo XXI, tal como se expresa en las políticas de Chávez. Pueden leer mis conclusiones aquí.

UNA INTERVENCION COORDINADA CON LA OPOSICION GOLPISTA

Ese episcopado sabe que las negociaciones de paz entre el gobierno y la oposición deben reactualizarse al principio de la próxima semana. Saben que el representante del papa, ignorado por completo en su MANIFIESTO, cree, con los otros mediadores ayudantes, en una salida política.  Esa forma de intervenir del episcopado venezolano constituye un apoyo a la oposición que se  niega al participar en ella. En lugar de dejar al mandatario del papa en esa negociación para que sea el mismo que comente el desarrollo de esa mesa de dialogo, el episcopado y los obispos participantes, no pierden ni una oportunidad para intervenir en la plaza publica para que esa mesa no funcione. Dan la impresión que lo que mas les importa es que se produzca golpe de Estado. No fuera la primera vez que participarían a un golpe de Estado. En 2002 estuvieron presentes como en las otras tentativas.

Para el episcopado,  el gobierno tiene la responsabilidad de todo lo que no funciona. No dicen nada, esos obispos, de los votos falsificados por la oposición en la preparación del referéndum revocatorio. No dicen nada del no respeto, por esa misma oposición, de las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La luz de ese episcopado no es la luz, ni el camino de la luz que nos ensenan los evangelios y la doctrina social de la Iglesia.

En unos días anteriores, la brigada anti-golpe, arrestaron a varias personas de altos niveles  que se estaban preparando un golpe de Estado. Yo supongo que el episcopado, con su MANIFIESTO, tenia ej mandato de sus aliados de la oposición, de preparar la mente de la gente a un cambio al realizarse bajo “Jesucristo Luz y Camino para Venezuela”. Un abuso de sus funciones y una manipulación mas de la gente, al utilizar al nombre de Jesús para justificar una oposición que quiere quitarle al pueblo sus derechos democráticos y sus riquezas nacionales para entregarlos al imperio.

Pastores que substituyen el Evangelio y la doctrina social de la Iglesia por el neo-liberalismo salvaje y imperial. La oposición venezolana y sus aliados imperiales no pudieran nada en contra de la legalidad del gobierno sin el apoyo del episcopado. La oposición actúa así porque sabe que el episcopado la apoya. Por favor, señores del episcopado dejen al delegado del papa hacer su trabajo como le corresponde en la mesa de dialogo. No le complican la vida, tampoco la de su pueblo. Hay una Constitución que es del pueblo y solo el pueblo puede cambiarla. Si la oposición quiere conseguir el poder que lo haga respetando esta constitución.


Oscar Fortín
El 13 de enero 2017







Aucun commentaire: